Sistema inmune

Sistema inmune

¿Qué es el sistema inmunológico?

El sistema inmunológico ayuda a protegernos contra enfermedades causada por pequeños invasores (llamados patógenos) como virus, bacterias y parásitos. El sistema inmunológico está formado por órganos, células y tejidos especializados que trabajan juntos para destruir a estos invasores. Algunos de los principales órganos involucrados en el sistema inmunológico incluyen el bazo, los ganglios linfáticos, el timo y la médula ósea.

¿Como funciona?

El sistema inmunológico desarrolla todo tipo de células que ayudan a destruir los microbios que causan enfermedades. Algunas de estas células están diseñadas específicamente para cierto tipo de enfermedad. En todo el cuerpo, las células que combaten enfermedades se almacenan en el sistema inmunológico esperando la señal para ir a la batalla.

El sistema inmunológico puede comunicarse con todo el cuerpo. Cuando se detectan patógenos, se envían mensajes advirtiendo que el cuerpo está siendo atacado. Luego, el sistema inmunológico dirige las células atacantes correctas al área problemática para destruir a los invasores.

Antígenos y anticuerpos



Los científicos llaman antígenos a los invasores que pueden causar enfermedades. Los antígenos desencadenan una respuesta inmune en el cuerpo. Una de las principales respuestas inmunitarias es la producción de proteínas que ayudan a combatir los antígenos. Estas proteínas se denominan anticuerpos.

¿Cómo saben los anticuerpos qué células atacar?

Para funcionar correctamente, el sistema inmunológico debe saber qué células son buenas y cuáles son malas. Los anticuerpos están diseñados con sitios de unión específicos que solo se unen a ciertos antígenos. Ignoran las células 'buenas' y solo atacan a las malas.

Puede ver en la imagen de abajo que cada uno de los anticuerpos tiene un sitio de unión especialmente diseñado. Solo se unirán al antígeno que tenga un 'marcador' que coincida perfectamente.


Tipos de células inmunitarias

El sistema inmunológico tiene células que realizan funciones específicas. Estas células se encuentran en el torrente sanguíneo y se denominan glóbulos blancos.
  • Células B: las células B también se denominan linfocitos B. Estas células producen anticuerpos que se unen a los antígenos y los neutralizan. Cada célula B produce un tipo específico de anticuerpo. Por ejemplo, hay una célula B específica que ayuda a combatir la gripe.
  • Células T: las células T también se denominan linfocitos T. Estas células ayudan a eliminar las células buenas que ya han sido infectadas.
  • Células T colaboradoras: las células T colaboradoras les dicen a las células B que empiecen a producir anticuerpos o les indican a las células T asesinas que ataquen.
  • Células T asesinas: las células T asesinas destruyen las células que han sido infectadas por el invasor.
  • Células de memoria: las células de memoria recuerdan los antígenos que ya han atacado al cuerpo. Ayudan al cuerpo a combatir los nuevos ataques de un antígeno específico.
¿Cómo obtenemos inmunidad?

El sistema inmunológico es muy inteligente y puede adaptarse a nuevas infecciones. Nuestros cuerpos obtienen inmunidad de dos formas: inmunidad activa e inmunidad pasiva.
  • Inmunidad activa: cuando nuestros cuerpos desarrollan inmunidades con el tiempo a través del sistema inmunológico, esto se llama inmunidad activa. Siempre que estamos expuestos a una enfermedad (y en ocasiones nos enfermamos), el sistema inmunológico aprende a combatir la enfermedad. La próxima vez que la enfermedad invada, nuestro cuerpo estará listo para ella y rápidamente podrá producir anticuerpos para prevenir infecciones. También podemos obtener inmunidad activa con las vacunas.

  • Inmunidad pasiva: cuando nacemos, es posible que nuestros cuerpos ya tengan algo de inmunidad. Los bebés obtienen anticuerpos de su madre a medida que crecen en el útero. También pueden obtener algunos anticuerpos de la leche materna. También es posible obtener anticuerpos de un animal u otra persona a través de tratamientos con inmunoglobulinas. Todas estas son inmunidades pasivas porque no fueron desarrolladas por el propio sistema inmunológico de nuestro cuerpo.
Cómo funcionan las vacunas

Las vacunas introducen microbios que ya están muertos o modificados para que no nos enfermemos. Sin embargo, el sistema inmunológico no lo sabe. Desarrolla defensas y anticuerpos contra la enfermedad. Cuando la enfermedad real intenta atacar, nuestro cuerpo está listo y puede neutralizar rápidamente los antígenos.

Datos interesantes sobre el sistema inmunológico
  • Algo de inmunidad finalmente desaparece, por lo que necesitamos una nueva vacuna después de un período de tiempo.
  • Diferentes personas tienen diferentes niveles de inmunidad a ciertas enfermedades. Es por eso que algunas personas se enferman con más frecuencia que otras.
  • A veces, el sistema inmunológico puede confundirse y atacar a las células buenas. La diabetes tipo I se produce cuando las células T atacan a las células productoras de insulina en el páncreas.
  • Las células T y las células B se almacenan en los ganglios linfáticos de todo el cuerpo. Entran en el torrente sanguíneo cuando se necesitan para defenderse de las enfermedades.
  • Su cuerpo responde mucho más rápido y más fuerte la segunda vez que ve un antígeno.