Los Green Bay Packers ganan el Super Bowl XLV

10 de febrero de 2011

Los Green Bay Packers ganan el Super Bowl XLV



Los Green Bay Packers mantuvieron su ventaja para ganar el Super Bowl XLV (45) sobre los Pittsburg Steelers 31-25. Fue un juego emocionante que llegó hasta el último drive de Pittsburg con menos de dos minutos para el final. La defensiva de Green Bay mantuvo a raya a la ofensiva de Pittsburg y al mariscal de campo Ben Rothlisberger, preservando su ventaja y dándoles la victoria del Super Bowl.

El juego estuvo lleno de momentos emocionantes, incluida una intercepción y una corrida de 37 yardas para un touchdown de Nick Collins de Green Bay al final del primer cuarto. Esta puede haber sido la jugada clave del juego. Pittsburg nunca pareció recuperarse del todo de esta pérdida. Un touchdown de último minuto al final de la primera mitad en un lanzamiento de Rothlisberger a Hines Ward mantuvo a Pittsburg en el juego y les dio a sus fanáticos algo de esperanza durante el medio tiempo.

El tercer cuarto fue todo Pittsburg. Rashard Mendenhall anotó el único touchdown y la ventaja de Green Bay se redujo a cuatro puntos 21-17. Sin embargo, Green Bay y su mariscal de campo Aaron Rogers recuperaron el control en el último cuarto para cerrar el juego con la victoria por 31-25.

Aaron Rogers, jugador de ataque para los Packers, fue votado como el Jugador Más Valioso (MVP) del juego. Estuvo 24/29 en pases para 304 yardas y 3 touchdowns. Quizás su estadística más importante fue la ausencia de intercepciones. Pittsburg lanzó para 2 intercepciones y tuvo un balón suelto. Sus tres pérdidas de balón frente a las cero pérdidas de balón de Green Bay fueron la principal diferencia en el juego.

Los Green Bay Packers tuvieron que superar algunas lesiones importantes durante el juego. Perdieron al líder defensivo Charles Woodson y al receptor clave Donald Driver por lesiones al principio del juego. Sin embargo, superar las lesiones no es nada nuevo para los Packers. Su equipo estuvo plagado de lesiones durante todo el año, incluida la pérdida de su corredor titular y ala cerrada al comienzo de la temporada.



Aunque los Packers eran el mejor equipo al final de la temporada, tuvieron que trabajar duro solo para llegar a los playoffs. Tuvieron que ganar sus dos últimos juegos para calificar como equipo comodín y fueron clasificados como el sexto mejor equipo en los playoffs. También tenían el segundo equipo más joven de la NFL. Al final, sin embargo, fueron el último equipo en pie y pudieron llevarse el Trofeo Lombardi a casa (el trofeo del campeón de la NFL que en realidad lleva el nombre de Vince Lombardi, un ex entrenador de los Packer).